lunes, 17 de noviembre de 2008

Intriguillas diocesanas? (Germinans & Co.)



Hay quien juzga a los integrantes de la Iglesia como una especie de esclavos oprimidos y atenazados por los jerarcas que les dicen qué tienen que pensar, qué tienen que creer y qué tienen qué hacer. Lo cierto es que la Iglesia, aun contando con un origen divino, se mueve en este mundo, como por otra parte hace cualquier otro grupo humano, de forma organizada. Seamos claros y dejemos los prejuicios de lado. En la Iglesia, como decía alguien no hace mucho tiempo, todos hacemos más o menos lo que nos da la gana. Y cuanto más arriba se está en la pirámide probablemente más atadas se tienen las manos. Probablemente yo soy más libre que el Papa. Lo que no quiere decir que no haya injusticias (¿he escrito ya que es un grupo humano?, ¿sí?, bien vale) ni gente que sufre con razón. Como tampoco faltan descontentos que no contentos con hacer ellos lo que les da la gana, quisieran, además, que también el resto, empezando por el Papa, hiciéramos lo que ellos quieren. Y entre estos descontentos de todos los colores no faltan sacerdotes. Por si alguien no lo sabe, todos los sacerdotes el día de su ordenación prometen, entre otras cosas, obediencia a su Obispo. Todos sabemos que es más fácil prometer que cumplir. A los eternos descontentos les cuesta más cumplir y entonces el sufrido recurso es presentar al Obispo como el "opresor". Pasaron ya los tiempos de los curas obreros; los hubo, aunque muchos de ellos sólo lo fueron de forma pasajera. Pero a muchos descontentos de ahora no les iría mal pasar una temporadita en una empresa bajo las órdenes de un encargado o jefecillo cabroncete para que conocieran cuál es realmente el significado de la palabra "opresión".

Vayamos al grano. En Barcelona hay descontentos como en todas partes. Alguno o algunos de ellos, de cariz más bien conservador y españolista (por ponerle adjetivos para entendernos, gusten o no gusten) iniciaron una página web (germinansgerminabit.org) en la cual, aprovechando el anonimato, se dedican a repartir mamporros verbales al Cardenal Arzobispo y a sus personas de confianza (por ahora, quien se lleva la palma es el Rector del Seminario), denunciando que la diócesis, a su modo de ver, está en manos de una progresía descerebrada a la que cabe achacar los males que el obispado padece (y en particular, los malos resultados pastorales). Los de germinans conocen los entresijos curiales y están bien informados, cualidad que, al margen de cómo se les juzgue, todo el mundo les reconoce. Además, en la medida en que se les percibe como antinacionalistas, han tenido altavoces en otros blogs católicos que se hacen desde la España más centralista. Lo cierto es que la web es visitada y comentada. Las andanadas de Germinans, desde el anonimato siempre, son hirientes, exageradas, poco elegantes (por no decir a veces por parte de alguno de los colaboradores bastante palurdas o brutas), nada comedidas y objetivamente cobardes (probablemente no se atreverían a decir esta boca es mía dando la cara), aunque últimamente se han moderado un poquito. En los últimos tiempos había surgido una especie de Contragerminans más aparente que real, más tosco y no menos imprudente; parece que, alabado sea Dios, ha quedado en agua de borrajas... Germinans es poco evangélico; resulta bastante repulsivo, para quien ame a la Iglesia, comprobar cómo, bajo pretendidas razones de servicio a la salus animarum, se explicita públicamente el peor testimonio que puede dar la Iglesia, el de las luchas intestinas y desprovistas de toda caridad, en las que se adivinan sin dificultad resentimientos personales.

Ahora bien, cabe preguntarse por qué una web que objetiva y aparentemente no merecería más que desprecio recoge tan alto número de visitas (no entro en las extradiocesanas, porque gente rara de todas partes sumada y sumada y repetida hacen subir estadísticas) por parte de sacerdotes y cristianos en activo de la misma diócesis. ¿Son sólo meras intriguillas diocesanas?

La respuesta es que no, no lo son. Y aquí sí que alguien tendría que empezar a hacer examen de conciencia y preguntarse sobre hasta qué punto influyen algunos hechos en el éxito de una propuesta aparentemente tan mezquina y maliciosa:
Es un hecho que nuestro Cardenal es poco comunicativo y un tanto desconfiado. Cuando se dice que el desaparecido obispo auxiliar Carrera se enteraba precisamente por Germinans de algunas cosas que se cocían tal vez se esté exagerando, pero nadie se atrevería a jurar que es una afirmación totalmente descabellada.
Es un hecho que la pastoral diocesana conoce cierta inercia, se sigue moviendo con unos planteamientos de hace 20 años que hoy no sirven porque el paradigma ha cambiado. En este sentido instituciones como el Centre d'Estudis Pastorals están pidiendo a gritos cambios de rumbo y no seguir supeditados a unos planteamientos ideológicos periclitados.
Es un hecho que no ha habido en muchas parroquias y organismos diocesanos un esfuerzo integrador y que no se han sabido aprovechar las posibilidades que una religiosidad popular bien encauzada hubiera dado de sí, incluso cuando provenía de una sensibilidad foránea. Aun hoy hay clero en activo incapaz de integrar a la inmigración y enrocado en su hecho diferencial.
Es un hecho que se ha confiado una excesiva responsabilidad a determinados miembros, a un determinado sacerdote en concreto, al que mucha gente prudente (incluidos sacerdotes sin ambiciones) cree, por su juventud y carácter, demasiado poco bregado para ser imbuido de tales responsabilidades. Y que tal confianza ha ido en detrimento de gente muy preparada, con más categoría intelectual (incluso con más títulos académicos) y mayor experiencia pastoral y humana que se han visto relegados a oscuras delegaciones diocesanas.
Es un hecho que las instancias críticas se han soportado a veces con demasiada paciencia cuando provenían de sectores pretendidamente "progresistas" y, en cambio, se han rechazado frontalmente cuando se las identificaba con sectores "conservadores" (enseguida calificados de "integristas", "oscurantistas", etc.).
Es un hecho que determinados temas morales, normales en cualquier otra parte del mundo como característicos de la realidad católica, no se abordan activa y decididamente en Barcelona por parte de los pastores, no se sabe si por timidez, por falta de convicción o por querer parecer modernos y dialogantes con el poder (la lucha contra el aborto, por ejemplo).

¿Intriguillas diocesanas? Tal vez.
Yo lo miro desde mi celda y, aunque no puedo evitar cierto desaliento punzante porque no soy ajeno a la iglesia local, también me digo: qué bonito es ser religioso. Sí, sí, en todas partes cuecen habas, pero en mi casa o en mi familia religiosa si tenemos que mandarnos a la mierda lo hacemos directamente, no necesitamos ni webs anónimas ni contrawebs. Deo gratias.



13 comentarios:

Anónimo dijo...

No conzco este tema en concreto, pero tienes razón en lo que cuanto más arriba menos libertad

soy+pequeno dijo...

Tampoco se habla mucho del infierno :x

eres fraile de clausura o sales?

España es tierra de María dijo JuanPa, es un regalo de Dios q el enemigo odia y quiere destruir.

me gusta tu chiquiblog q way tio! :D

Verbo... dijo...

Te felicito por traer un post como éste siendo vos español y catalán, por lo general se declaran ateos, o no deistas, de mi parte, estudio teologia aunque no lo creas, y a vces me molestan las jerarquias, no por ser rebelde, sino por las injusticias y justificaciones de intereses ocultos.

Un beso ♥

M.

Felicitas dijo...

eres valiente, Friar. Lo que sí me hace gracia es que en tu comunidad os mandéis a la mierda, cuando haga falta.. jajajaja supongo que luego os reconciliais, ¿no?
Besos.
;o)

prudentius de barcino dijo...

Querido amigo: en primer lugar agradecerte tu honestidad intelectual al intentar un juicio objetivo en tu examen. Aseverarte por otra que Germinans no se siente identificada con la etiqueta conservadora que intentan colocarnos. Somos más bien reformadores, de una reforma que empiece por nosotros mismos y recorra todas las instituciones de las que la Iglesia se sirve como instrumentos de evangelización. Añadir también que no creas que somos tan "españolistas" como afirman, más bien das en el clavo cuando afirmas que "en la medida que se nos percibe omo antinacionalistas" encontramos eco en el resto de España.
Ya en otro orden de cosas, afirmarte que no siempre "siempre" como afirmas somos burdos, palurdos, hirientes y antievangélicos. A veces un poco pasados de rosca, per ya sabes que en la red hay que tener un cierto atractivo para que el personal no se te duerma. Reconócenos que a veces somos muy divertidos: ayer mismo con la concesión de los seis galardones a los "contra" con la sardana "La Maria de les trenes" hicimos reir a media Barcelona y parte del extranjero, ¿no?
Recibe un abrazo y el reiterado deseo de una buena y franca amistad entre nosotros.

mrswells dijo...

Jo, pues para estar desde tu celda estas bien informado..

Lo que pasa tambien en que cuando se entran en esas vifurcas se puede generar que el feligres medio se vuelva "forofillo"

Outsider friar dijo...

soy pequeño, lo del "picoteo entre horas" está bien
:-)
verbo, hay más gente creyente de la que creemos, pero hacen poco ruido
felicitas,no soy valiente, soy sólo un outsider (la verdad antes que la paz) y por supuesto que nos reconciliamos, por fortuna las discusiones son más bien excepcionales (como en cualquier familia que se precie)
prudentius, no sé si sois uno o sois legíón, pero el "siempre" se refiere al anonimato, lo de burdos-palurdos creo que lo referí claramente a "a veces", a "alguno o alguno de los colaboradores"
mrs wells, por fortuna el feligrés medio (si por medio entendemos la mayoría) no se entera mucho de estas trifulcas, ya que, no por fortuna sino por desgracia, nuestra feligresía tiene una edad más bien avanzada y no están avezados al uso de estos artefactos

gueRRera de la LUZ dijo...

Hola Outsider¡¡

Gracias por tu visita, sino, no te hubiera descubierto.

Qué alegría este blog, muchas gracias. Te enlazo.

Un beso, con respeto.

Luis y Mª Jesús dijo...

El esconderse en el anonimato siempre es una cobardía, pero creo que en internet es casi la regla general. No conozco los Germinas pero creo que siempre es bueno manifestar las cosas que no gustan, siempre que se haga con respeto. No obstante creo que las cosas de casa se ventilan en casa, en eso las familias de religiosos, como las familias basadas en el matrimonio tenemos una ventaja.
Me limitaré a rezar por la Iglesia católica, que tanto quiero y siento como madre, en todas sus manifestaciones, aunque, a veces como todas las madres, puede excederse, incluso equivocarse; a mi me pasa varias veces al día, o a la hora, quizá al minuto.
Un saludo
María Jesús

Genjuanpa dijo...

Escribo estas líneas para decir que lo más inteligente escrito es lo escrito por soy+pequeño. Qué gran verdad espiritual esa de que España es Tierra de María y que el demonio quiere destruirla. Somos la pieza preferida de Satanás, la grande que nunca cayó, la que evangelizó continentes.

Satanás es el padre de la división tanto como de la mentira, su medio, y lo mismo que desea la división en los matrimonios desea la división o disputa en las naciones.
Es tristísimo observar cómo en toda la Iglesia se hace mutis de un mandamiento incluso en el cuarto: amarás a tu patria. No por ser la que te guste, o la que sientas o a la que te has "apuntado", sino por que es Dios mismo desde la eternidad, quien decidió por tí, de qué padres nacerías y en dónde nacerías. Te dió unos padres inmediatos y una familia inmediata, y lo hizo porque era la ideal para tí. Lo mismo con la Patria, que es un regalo de Dios, para no sentirnos como Caín.
No se puede pecar de omisión no amando a los padres o no amando a la Patria. Y ninguno de los dos se elige, los eligió Dios.
Digo esto porque causa desazón como las ideologías del nacionalismo han penetrado en el discurso católico en varias partes de España, creando tanto mal.
Debemos leer, instruirnos y evangelizar a la sociedad "política" con la verdadera Virtud cristiana del Patriotismo.
No se exalten los "catalanistas"... es obligación ser un buen patriota - en sentido cristiano- español, pero no se puede cumplir el mandato si previamente uno no es un buen "patriota" catalán, y no se será nunca si primero no se ama y cuida ante todo a la propia familia. San Agustín lo expresa muy bien en varios lugares hablando sobre la Virtud cristiana del Patriotismo.

Dios os bendiga. España, Tierra de María Santísima.

Joan dijo...

Outsider te felicito por el análisis que haces de los problemas que tenemos en Barcelona. Personalmente estoy más que harto de progresistas y carcas. Hay intriguillas como tú dices, muchas, y gente que sólo vive para trepar y como decimos aqui "remenar les cireres".

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.