viernes, 14 de noviembre de 2008

Al atardecer de la vida


Al atardecer de la vida te examinarán del amor, lo dice la canción. Algunos hemos pasado tantos exámenes en la vida...Por no hablar de esos indebidos exámenes que hacemos unos de otros, por no hablar que nos pasamos la vida evaluando a los demás, especialmente para catearles, más que para premiarles. Eso también es en cierto modo “libre examen”. Por no hablar de los exámenes médicos...
Y en realidad el examen (son varios, pero en realidad uno y el mismo diversamente expresado) que de verdad vale es el de Mateo 25: necias negligentes o prudentes preparadas, talentos que rinden o que se desaprovechan, ovejas o cabritos. Nosotros quisiéramos a veces que nos dejaran ser a medias, una vela a Dios y a otra al diablo, aceite, pero menos (que pesa), medio talento enterrado y medio empleado, ovicaprinos... Ser “casi”, pero no del todo, o sea como siendo sin ser (¿recuerdan ustedes aquella pregunta en la que casi todos hemos caído por mor de la respuesta rápida: tú qué prefieres, casi salvarte o casi condenarte?)
Pero en el examen ya se sabe, o pasas o no pasas. O te queda aceite o no te queda, o hiciste rendir los talentos o los dejaste estériles, o cordero o cabrón. Y te dan ganas de decir, Dios, tío, ¿cómo esperas tanto de nosotros? ¿Cómo confías tanto en nosotros? ¿Cómo no te resignas a que seamos unas mierdecillas capaces sólo de egoísmo?
En realidad, Dios tiene preparadas las fotos de carné de todos, porque él querría ponernos a todos en el cuadro de honor (eso del cuadro de honor los jóvenes probablemente no saben lo que es...).
Al atardecer de la vida, dice la canción. No soy carmelita, pero creo recordar que lo que Juan de la Cruz escribió fue exactamente “al atardecer te examinarán en el amor”. Quizá para que recordemos que el amor no es sólo la asignatura, sino también el aula, el papel, la mirada del catedrático. Quizá para que no dejemos la preparación para las últimas noches (entre otras cosas, porque nadie sabe el día ni la hora). Quizá porque todos los atardeceres son atardeceres de la vida y hay que vivir cada atardecer como si fuera el último.

Una sonrisita tal vez nueva para un chiste antiguo:
El paleto que va al dentista para que le extraigan una muela. Entra con una señora muy pintarrajeada, con pinta de fulana y se sienta en el sillón abrazado nerviosamente a ella. El dentista, sorprendido:
-Pero, hombre, cuánto miedo tiene usted. Tranquilo, su mujer puede esperar fuera.
-Quiá, si esta no es mi mujer. Esta es la Anastasia. Es que me han dicho que con la Anastasia no duele.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajajajaja

qué bueno es el chiste!!!!!!!
lo puede contar el Risitas!!!

Margalida dijo...

En el atardecer te examinarán en el Amor

En el atardecer muchos ya sólo tienen egoismo y confunden el amor cuando precisamente es cuando está más en juego, pues van hacia el AMOR de DIOS.

Los mayores son de por si muchos despreciados, otros no.
Con la escusa de que trabajan y no pueden con ellos los llevan a residencias o similares.
Pero hablando tranquilamente con los familiares por lo bajini te dicen "Ya no podía más, me hacía ésto, me hacía lo otro".Hasta que al final decidimos llevarle a un lugar que lo cuidaran.
En la residencia le daban 3 ó 4 tipos de medicación y estaba tranquilo, ya no causaba problemas dormía toda la noche.

Es un lástima que personas que han vivido la fe todos estos años de manera intensa luego al final verse de esta manera.
¿Qué es lo que hace actuar a la gente de manera egoista?
Tu que eres como cura joven que parece que lo ves desde la psicología.
¿Qué dirías a esa gente del atardecer para que cambiara?

Eudora dijo...

Acepto que nos da siempre por ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

Pero el amor necesita de correspondencia, a menos, claro, que uno quiera ser un martir. El amor que no se corresponde es un ejercicio continuo de humillación. Y digo yo que, en esta sociedad de narcisos pluriempleados, el amor es casi ya una utopía.

Eso sí, creo que la frase es una de las obras de arte de la literatura, un verso perfecto.


Bueno, ya sabemos que no es usted carmelita, nos quedan chorrocientas de la lista todavía por comprobar...

Outsider friar dijo...

Marga, planteas un tema que es difícil y espinoso...Y donde los juicios fáciles (bueno/malo) no siempre pueden aplicarse. Antes los ancianos eran cuidados en casa porque había quien podía cuidarlos. De la misma manera que los niños tenían en casa quien podía educarlos. Como decía un sociólogo, "la mujer ha salido de casa y el hombre no ha entrado".
Hoy los ancianos son cuidados en las residencias y los niños de cierta edad solos en casa se educan con internet y quien dice internet dice Messenger.
En todo caso lo más preocupante no es el internamiento en residencias, sino el dejarlos allí como abandonados, la poca frecuencia de las visitas, etc.
En cuanto a qué diría, creo que lo más importante es lo que hacemos, más que lo que decimos.
Si cada uno de nosotros hiciera lo que debe, no sería poco.

Outsider friar dijo...

Eudora, evidentemente depende del concepto de amor que manejemos. En cristiano puede resultar bastante jodido en la práctica porque el Maestro dice de amar a los enemigos, hacer bien a los que nos odian, y que si amamos sólo a los que nos aman no nos diferenciamos de los paganos.
Ahora bien, incluso si quiere a un nivel menos extremo, el amor verdadero, el que no es sólo afecto o sentimiento, sino también voluntad operativa, no puede tampoco condicionarse a un "qué gano yo con esto?", a no ser que queramos hacer del amor una mercancía, un do ut des.
¿Humillación? No necesariamente, creo.
Piense, porque la hay, en gente que presta un servicio voluntario a otros y lo hace por amor, no por entretenimiento ni autosatisfacción (normalmente estas motivaciones no aguantan mucho cuando tal servicio comporta molestia o peligro). No esperan correspondencia, ni siquiera agradecimiento de parte de los destinatarios. No digo que abunden estos casos impulsados por amor de Dios o por ideas elevadas de altruismo. Pero haberlos, haylos.
Y no consideran en ningún modo humillante lo que hacen.

Un Legionario de Maria dijo...

Yo sabia que Dios era Padre pero no sabia que era tambien tio.
Recuerde su dignidad sacerdotal y no se pase padre. Ustedes tendrian que ser los primeros en hacer que se respete el Santo Nombre de Dios.
Sagrado Corazon de Jesus en Vos confio.

Eudora dijo...

Lo siento, Friar, creo que me he explicado muy mal. No estaba pensando en el amor incondicional de la caridad, por supuesto que ese concepto, necesariamente, no necesita sentirse correspondido.

Pensé en voz alta, y eso en esto de los blogs es una mala estrategia, te arriesgas a que se te malinterprete.


Y al legionario de María, ¿por qué no se va usted a hacer "apostolado" a un blog donde realmente lo necesiten?. Vaya a recordarle la dignidad sacerdotal a otros, por el momento yo no veo aqui a nadie que la haya violado.

Anónimo dijo...

Me acerco por aquí, pegada a tu culo, para ver que es lo que cueces por este lado, este es un curita guay, si a Margalida le gusta....

Hombre, respecto de la webcatólicadejavier está a años luz, este te ha salido más evolucionado. A ver, pon más biotipos, que haberlos haylos; tú por ejemplo. Pero eres demasiado bichejo raro para engrosar la lista, mejor reza y espera....sentado que Alguien te he examine a tí de nada.

Anónimo dijo...

en mi colegio había cuadro de honor y ponían la foto y el nombre de los empollones vaya mierda.
NCreo en Dios pero no en la iglesia la mayoria d elos curas son unos vividores
auqnue aquí se lee alguna cosa interesante

mia dijo...

Buena reflexión!

♥♥♥besos♥♥♥

Verbo... dijo...

Recién he quebrantado uno de mis amores, por cansancio, me examiné, me hice un examen muy adentro...

tengo dolor,
he dado más en ésta relación
que lo que debí haber dado, creo.

La otra parte reconoce que he dado mucho, a cambio de casi nada.

Me debo seguir examinando y pensando, si el amor es seguir dando, si es mejor dar, que recibir.

Estoy conciente, de que debe ser de ambas partes, el dar y el recibir...

Un beso

Me ha gustado tu blog ♥

M.

Sofistero dijo...

Outsid, debistes cortar la foto, al aparecer abajo una pareja la gente piensa en amores que se acaban y no el juiciio final. No he entendido donde estâ la gracia del chiste.

mrswells dijo...

Pues yo trabaje en una residencia de ancianos dementes y terminales..brevemente, la verdad. Fue cerca de Oxford y en los mismos dias debi ver muchas veces estas esculturas de los pinaculos del king College (creo). Son estas caricaturas humanas, cada una repreasenta un vicio o una virtud..en una especie de mueca en la cara..las conoceis..

En aquellos dias recuerdo volverme hacia los ancianos y descubrir que, en fin, habian quedado un poco asi, con la mueca de lo que fue su vida, la segnora encantadora, seguia con esa sonrisa abierta, la orgullosa te daba con el bolso, ..habia canonigo preocupado a todas horas con sus obligaciones..
Pero, a la vez ,habia algo mas...como una posibilidad ultima de ser nignos, como si la demencia les permitiese , perdon que me aventure en esto, volver .
Aunque no recuerdo todos sus nombres los recuerdo a ellos con mucho carigno

unabahia dijo...

He encontrado su blog buscando la canción "al atardecer de la vida, me examinarán del amor". Recuerdo haberla cantado (y tocado en la guitarra) en un funeral de una persona muerta prematuramente, me la enseñó un hermano marista, Luis, y luego no la he vuelto a recuperar. Yo era también joven, ahora tengo 47 años y a menudo canto sólo esa frase, necesitaría encontrar la canción entera. ¿podría ayudarme? Gracias,