viernes, 14 de agosto de 2009

"Perlas" (I)


En verano da tiempo de leer con detenimiento cosas pendientes, aunque sólo sea para cambiar ligeramente de registros. A veces uno se encuentra con "perlas" como la que sigue. Sirven para entender de qué manantiales han bebido ciertos personajes de moda que en nuestro reducido redil desatan escándalos inútiles en la ortodoxia clásica, provocan aplausos en la ofuscación o dan un poco de lástima desde la inteligente serenidad. Pues eso, que ya ven que ni siquiera se puede decir que sean originales:

"Cuando una mujer se queda embarazada dentro de una amante, solidaria, respetuosa relación, tiene ante ella el camino abierto para optar, y decide que no quiere tener un niño, y tiene acceso a un aborto seguro y accesible, eso no ha de ser visto como una tragedia, sino sólo como una bendición. La capacidad de disfrutar del don de Dios que es la sexualidad sin comprometer la propia educación, la vida laboral, o la capacidad de usar los dones y la llamada de Dios es simplemente una bendición...
Hay dos cosas que quiero que recuerden: el aborto es una bendición y nuestro trabajo no ha terminado...Quiero dar las gracias a todos los que protegéis esta bendición, que lleváis a cabo este trabajo un día tras otro: profesionales de la salud, médicos, enfermeras, técnicos, recepcionistas, que se arriesgan para cuidar a los demás; a mis ojos, son ustedes héroes, son santos; los escoltas, los activistas, los integrantes de grupos de presión, los defensores de las clínicas, todos ustedes. Ustedes están comprometidos en una labor sagrada."

(Palabras dirigidas por una presbítera episcopaliana norteamericana en el año 2007 a los prochoice y publicadas en la NARAL de Texas; el sermón puede leerse también en su blog personal y fue reproducido, asimismo, en el blog de Damian Thompson de The Telegraph. En Marzo -con efectividad en julio- la sacerdotisa fue elegida Presidenta de la Episcopal Divinity School de Cambridge. Enhorabuena. Para la cultura de la muerte, claro.)

4 comentarios:

Sarpullido dijo...

Cultura de la muerte, sí. La muerte también se "cultiva", como las perlas.

jordi_morrós dijo...

Por lo tanto ya vemos que la pérdida de la visión de la vida como algo sagrado no se escapa ni de las mujeres (tradicionalmente más sensibles a esta dimensión por su misión de portadoras en su seno de la vida), ni de las personas que ejercen funciones ministeriales.

Y si queréis emociones fuertes leeros este párrafo final de lo publicado en el blog del Telegraph.

"And when a woman becomes pregnant within a loving, supportive, respectful relationship; has every option open to her; decides she does not wish to bear a child; and has access to a safe, affordable abortion - there is not a tragedy in sight — only blessing. The ability to enjoy God’s good gift of sexuality without compromising one’s education, life’s work, or ability to put to use God’s gifts and call is simply blessing."

Toma castaña, y eso lo firma sin pestañear una mujer-sacerdote episcopaliana.

maria jesus dijo...

Y poco a poco la gota va socavando las conciencias y,cuando menos,estas se relativizan

Pablo dijo...

¡QUE DIOS LA PERDONE! no solo por ella sino por la confusión que crea e los demás.
Voy a buscar ahora mismo que significa exactamente "bendición".
Un saludo

(soy María Jesús (del 5º b, castigada sin internet este verano)