martes, 16 de junio de 2009

¿Un mundo más pequeño?

Creo que era Galbraith quien decía que un economista es tanto mejor economista cuanto menos categórico sea en sus afirmaciones y, sin duda alguna, en sus predicciones. Muchos economistas son como los hombres o mujeres del tiempo, que suelen acertar el tiempo que ha hecho, pero cuyas previsiones son tan acertadas que, si nos fiamos de ellas, más nos vale ser de Regal. El economista Jeff Rubin lleva unas semanas apareciendo en los medios y pronosticando el fin del mundo tal como lo tenemos montado. El señor Rubin es un profeta de calamidades (o no, según se mire) que pronostica unas alzas del precio del petróleo que acabarán con la globalización, que harán que el mundo se reduzca a lo cercano, lo que, especialmente para los americanos, supondrá un cambio importante.

Muchos economistas le llevan la contraria a Rubin y cuestionan la premisa de la que parte, la de que vaya a continuar en los mismos términos que ahora la dependencia del petróleo. El mundo no será más reducido, aunque probablemente sí será más austero (en cuanto a evitar despilfarros de energía). En cualquier caso parece que vienen cambios. Y que se nos van a echar encima sin que sepamos el día ni la hora. De momento, este mes voy a pasar todavía la ITV de la Renault Express; no sé si con el tiempo tendremos para echarle gasolina. El problema es que estamos como siempre, que en este país no se invierte en I + D. Porque a este paso hay que ver lo bien que me iría a mí instalarle un aparatito a la furgoneta y que pudiese funcionar con vino de misa...




5 comentarios:

Sarpullido dijo...

Yo había oído hablar de motores que funcionan con biocarburantes o con aceite de fritura, pero eso del vino de misa es una novedad, amigo Outsider, además de un desperdicio. Si investigan, mejor que se decanten por el vino peleón, ese que a veces también se hace de uva.

alfonso sanz dijo...

Lo siento, Outsider, estoy con Sarpullido: es el mejor vino, prefiero caminar.

Criteri dijo...

Ya sé que no gustan los agoreros, pero éste acertó ANTES. Tampoco era tan difícil ver la insostenibilidad del asunto. El gran Niño Becerra. Creo que és el referente más fiable.

"A finales del 2009 ya será evidente que se acerca una crisis monstruosa; a principios del 2010 estará aceptado que esa crisis es inevitable, y a mediados comenzará el derrumbe, a plomo, en vertical, ¿cómo en 1929?, menos terrible porque aunque el modelo de protección social se halla en retroceso y, además, se producirán recortes en sus gastos, sus restos actuarán de colchón, pero, más terrible porque la población está acostumbrada a un ritmo de vida que va a cambiar. De todos modos, en parte por el hartazgo de estos años pasados, en parte por la concienciación ambiental, en parte por el propio pavor generado por la indefensión que la población sentirá, en parte por la sensación de inevitabilidad que se instalará, posiblemente la gente no viva excesivamente mal la situación: ‘es así, nada se puede hacer’."

Eudora dijo...

Pero Friar, si hay vinos de misa carísimos, yo no sé si traería cuenta.... aunque vistas las perspectivas de aumento de impuestos, lo mismo hay que ir pensando en eso... A mí me da que eso de no ir a más de 100 con cochecillos eléctricos no le va a gustar a muchos, y por lo tanto esto de la energía verde no va a prosperar.

Anónimo dijo...

Eudora: Y gracias, a 100 y gracias.