jueves, 15 de octubre de 2009

Catalunyareligio.cat: una de cal y otra de arena

Acabo de darme un paseíto por el relativamente reciente portal católico Catalunyareligio.cat. En principio, me parece un poco desigual, lo cual no es malo cuando tiene que ver con la pluralidad, pero no es tan bueno cuando tiene que ver con la calidad. Para muestra dos botones.
De una parte, la defensa infumable que Llisterri hace de Forcades. Los amigos están para ayudarse, pero aquí Llisterri, que otras veces se ha mostrado más lúcido, se ha lucido, sacando los estandartes del victimismo y el papus de tenebrosas campañas silenciadoras e inquisitoriales, total para desviar la atención sobre el meollo del asunto, el que la doctora haya efectuado un discurso teológico condicionado por su fidelidad al magisterio feminista, y el que este discurso se haya transmitido alegremente (y oportunamente favoreciendo intereses muy claros) a través del medio televisivo. Hay una distancia, que Llisterri calla, entre la simple "imprecisión" de matiz y el disparate. Sin embargo, hay algo en lo que le doy toda la razón: en Roma no tendrían que haber perdido el tiempo con esto. Si lo han perdido, si ha intervenido la Congregación pertinente, es porque quien tuvo que intervenir en su momento no lo hizo, porque la madre abadesa miró hacia otro lado. Lamentablemente, este no es un defecto exclusivo de quien rige el monasterio de Sant Benet. Muchos son los superiores y superioras a los que hoy les cuesta llevar adelante su labor. En aras de una autonomía y de una corresponsabilidad mal entendidas, prefieren dedicarse a una labor puramente administrativa. La abadesa de Sant Benet no está ahí principalmente para decidir si la cerámica X representa a San Nicolás o a San Severo, sino para mostrar su auctoritas (suponiendo que la tenga, ya que es más difícil de tener que el simple imperium) y haberle hecho ver a Sor Teresa que tal vez conviniese reflexionar sobre una orientación que no se ha revelado buena ni para el mundo, ni para la Iglesia, ni para el monasterio, ni para su propio camino espiritual.
En tiempos de confusión y superficialidad y como contraste con lo anterior, hay que destacar la inteligente reflexión de Andreu ibarz sobre el documento emitido desde Instituto Borja de Bioética Consideraciones sobre el embrión humano. Andreu, a quien conozco y de quien doy fe que posee las infrecuentes cualidades de escuchar con atención y comunicar sin arrogancia, elogia, encomia, incensa el contenido formal del documento. Pero ello no le impide, tratando con respeto (al estilo del Pedro Crespo de Calderón), poner el dedo en las muchas llagas de la sustancia material. Socarronamente pide unas precisiones y/o ampliaciones, cuyo dilatado alcance (algunas son peticiones de principio) sólo es digno del concepto de precisión-imprecisión que maneja Llisterri. En resumen, que Andreu Ibarz hace como quien extiende amigablemente hacia el Grupo Interdisciplinario en Bioética el brazo izquierdo abrazándoles y dándoles unas palmaditas amigables en la espalda, mientras les pega unos merecidos derechazos en los morros. Bien à vous, Andreu.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres un blandengue, outside, tu y el tal Ibarz, de buena voluntad pero blandengues. Con esta gente abominable no hay ni que hablar. Los niños abortados no han tenido ninguna oportunidad. El periodistillo este y la monja y el Instituto Borja y otros muchos que se dicen cristianos no son mas que esbirros del demonio, cooperadores de la mentalidad abortera que quieren estar a buenas con el poder dandoselas de modernos y de avanzados. Saben muy bien a que señor temporal sirven, no al Señor, pero Dios ve y juzgara, llegara el dia en que daran cuenta de tanta sangre inocente derramada.

jordi_morrós dijo...

Para Outsider.

No sé si realmente la defensa que hace Jordi Llisterri de Teresa Forcades es infumable o no.

Habitualmente encuentro que los textos de Jordi Llisterri son para mi gusto demasiado periodísticos y demasiado poco espirituales pero eso es lo que ocurre al leer textos de un periodista y no de un místico o teólogo.

Me imagino y me temo que la respuesta de Jordi Llisterri ha estado en función de la caza de brujas desatada en ciertos foros de Internet contra esta monja y doctora en medicina.

Y finalmente sobre un tema como la regulación del aborto lo que falta es bastante debate sereno y lo que sobra es mucho espíritu de caza de brujas tanto por parte de ciertos católicos como por parte de nuestros preclaros gobernantes de Madrid tan supuestamente progresistas.

Hasta la próxima.

bLuEs dijo...

"Esbirros del demonio". !!!!

Hace tiempo que no escuchaba algo así. ¿Quizás desde la inquisición?

Saludos para todos.

Un poco menos decepcionada dijo...

La Forcades "per se" es infumable,el llisterri tiene de cristiano lo que yo de ingeniero y la madre abadesa debe estar secuestrada en algún zulo porque hace mucho tiempo que debería haber frenado la actividad de esta supuesta monja que cada dia se pasa más,haciendo un flaco favor a la Igesia,a su orden y las mujeres en general,ó sea que como medico puede que sea muy buena,pero como monja y como feminista le doy un 0 tirando a -10,más le valdría,y estaria más en consonancia con su ministerio y su carrera,dedicarse a orientar a las mujeres para que jamás tuvieran que recurrir al aborto,que es algo terrible tanto para la mujer como para el ser humano que tiene el privilegio de llevar dentro.Dejo claro que no juzgo ni me posiciono ni a favor ni en contra del aborto,yo sé lo que pienso acerca del tema y con eso me basta,solo hay que pensar las cosas concienzudamente para saber lo que es ó no correcto,siempre hay una salida para todo y seguramente el aborto no es una solución,según mi opinión.Outsider,me alegra mucho saber que todavía hay capellanes abiertos pero coherentes respecto a sus creencias,con este post ud. me lo demuestra.

Outsider friar dijo...

Anónimo, incluso con esta gente hay que hablar (hablar no equivale a conceder).
Jordi, sigo pensando que el victimismo (hoy reiterado en La Vanguardia) nunca es una buena defensa y que el problema de los planteamientos de Teresa es el de una teología ideológicamente "contaminada".
Jajaja, blues, desde luego habrá que reconocer que la utilización de una palabra como "esbirros" denota cierto nivel en el Anónimo, juaassss (y, sin embargo, haberlos haylos).
Decep, es usted muy tajante, yo pienso que usted algo de ingenio y de ingeniería tiene, así que... de todos modos, ya me gustaría a mí tener la verdadera coherencia que usted tan amablemente me atribuye.

luigichido dijo...

El caso Forcades es el último eslabón de toda una cadena de corrupción en la Iglesia católica.

Ya gente como los del partido polítco AES están retomando el meollo del asunto del aborto: exigir castigo penal para las madres bestiales.