viernes, 20 de febrero de 2009

¡Aúpa!

Supongo que esto está elaborado por algún grupo protestante. Un católico echa a faltar la parte de tarea, de respuesta. Todo es gracia, claro, pero también el esfuerzo que no debe silenciarse. El que desciende no viene sólo a tomarte como quien carga un bulto muerto, sino que dice "¡aúpa!" y te pide que pongas un poquito de tu parte. (El video no va precisamente de lo que llamamos "diálogo interreligioso", advierto).

4 comentarios:

Margalida dijo...

te pide que pongas un poquito de tu parte.
es más completo así el vídeo. Como resumen está muy bien, es la imagen que tenemos de las otras religiones o filosofías.
Supongo que también se las han de currar a la otra parte aunque sean de otras filosofias.
Creo que la ayuda más importante es sentir que El SER Supremo, Dios el que todo lo puede te asiste y te ayuda. El tener quien te ayuda y no depender sólo de ti.

Alvaro dijo...

El que da la vida por los demás ese es tu amigo. Tiene algo parecido a una parábola de Jesús. pero la de Jesús tiene mucho más enjundia.

soy+pequeno dijo...

la TaReA y eL ESFueRZo eso es y nadie habla de ello todo guay y tal pero luego la batalla... y tenerse en pie y rununciar a cosas...leches!
FriaR a veces Jesús hace la parada justo en la misma línea de MeTa...casi GoL uFFF! xq PoQuiTo tío :D

Anónimo dijo...

Pues a mí me ha parecido un buen vídeo y una enseñanza que, a veces, no se entiende muy bien, (por parte incluso, de los católicos). Y es que muchas veces hay que estar en el hoyo, quedar- se sin nada, para sacudirse de todo lo superficial y entonces, Jesús te echa la mano y te sostiene. Se que a muchos les gusta lo del esfuerzo personal, pero hay mucha gente a las que no le quedan fuerzas, sólo el deseo de ser libres (pensad en un enfermo terminal) y es ahí donde sienten a Jesús cargando con ellos.
Es mi interpretación, otra, creo que entre todos podemos hacer meditación de cualquier tema, pues el Señor enseñó por medio de parábolas y eso nos hace más ricos, teológicamente hablando.
Saludos y bendiciones.
Marisela.