sábado, 21 de septiembre de 2013

Su Santidad, un poquito de por favor









Puestos a reformar la Curia vaticana, no sería mala idea nombrar un Pontificio Consejo o una Congregación para la Interpretación auténtica de las declaraciones papales. Entre mi feligresía parroquial empiezo a advertir cierta desorientación. La señora S.P., profesora de instituto, me escribió ayer un email: “El Papa ha dicho que es de izquierdas”. El señor L.R., que tiene 90 años y que es papista desde los 20, según afirma él mismo con orgullo, me dice hoy: “Lo que pasa es que este Papa un día dice una cosa y al día siguiente otra; ayer que no había que estar siempre machacando con el aborto, y hoy habla contra el aborto”. El Padre G., al hilo de las palabras dirigidas por su Santidad a los religiosos en el sentido de que los conventos vacíos no han de convertirse en hoteles sino en hogares para refugiados, comenta molesto: “Pues que empiece por destinar a ello esos apartamentos papales que no ha querido utilizar”. La señora C.V., divorciada que vive en pareja con otro señor desde hace años, me dice llena de alegría que pronto va a poder comulgar otra vez, que le dicen que el Papa ha dicho que se va a poder, y que esto demuestra que la prohibición que ha sufrido estos años no tenía razón de ser, que se debía a una Iglesia carca que por fin va a cambiar.
Dejo aparte las tergiversaciones interesadas de ciertos medios. Está claro que no es lo mismo no ser de derechas que ser de izquierdas, de la misma forma que si uno dice que no es bombero no hay que inferir que es un pirómano. Es verdad que hay cierta tendencia a manipular, incluso inconscientemente, allí donde el deseo de oír X hace oír X donde no se ha dicho más que Y. Es cierto que nadie tiene absolutamente todo “claro y seguro” y que nadie puede pretender tener respuesta a todas las preguntas. Ahora bien, no es menos cierto que tenemos derecho a esperar de quien tiene el ministerio de la unidad más claridad que confusión, argumentos serios que vayan más allá de lo emocional y lo pasajero, más respuestas que preguntas. El Papa Francisco, como decía un actor de teatro, tiene gancho, es un gran comunicador. Exacto y demostrado desde el primer momento. Pero mala cosa si la facilidad de comunicación no va unida a un mensaje preciso, o sí o no, no a un ni sí ni no sino todo lo contrario.
Examinemos, por ejemplo, esta declaración: “En los lugares donde se toman decisiones importantes es necesario el genio femenino”. Mientras no se demuestre lo contrario, en el seno de la Iglesia católica las decisiones importantes las toma quien está revestido de la dignidad episcopal: el obispo de Roma, los obispos reunidos en Concilios o Sinodos, las Conferencias episcopales, cada obispo en su diócesis, etc. Habrá organismos asesores, lobbys, intereses creados y todo lo que ustedes quieran, pero el lugar de la decisión lleva mitra.  ¿Cómo interpretar que ahí sea necesario el “genio femenino”? ¿Quiere decirse que en el futuro habrá que considerar la consagración episcopal de mujeres, lo cual parece católicamente bastante revolucionario?   ¿O bien hay que entender que podrán ser obispos varones casados, con lo que el “genio femenino” estaría presente a través del derecho de consorte? Tal vez quepan más posibilidades de interpretación, algunas tan absurdas como asegurarse de ordenar obispos a varones afeminados... ¿Obispas? ¿Obispos casados? ¿Obispos mariquitas? Probablemente nada de todo esto, o mejor, probablemente ni esto ni nada, en realidad tal vez no quiso decir nada, aunque superficialmente parezca una declaración genial, pero sería triste que el Papa hiciese declaraciones de hablar por hablar, sólo para contentar a quienes se conforman fácilmente con superficialidades, con gestos, con signos, con consignas.
Mientras tanto, siente uno la tentación de hacer oídos sordos cuando alguien te comenta lo último que ha dicho el Papa, resignarse a dejar que la gente se ilusione tontamente, callar respetuosamente, acallar al corazón y al cerebro cuando se interrogan sobre el qué, sobre adónde vamos, dedicarse a la oración y al ayuno, esperar confiadamente en las palabras del Señor, portae inferi non praevalebunt.

4 comentarios:

Jordi Morrós Ribera dijo...

Estoy plenamente de acuerdo en que a los católicos que anhelan mensajes claros y unívocos y muy poco de "no a un ni sí ni no sino todo lo contrario" de parte del Santo Padre les esperan tiempos recios si Dios nuestro Señor le concede una buena salud y una larga vida (les confieso que a nuestro actual obispo de Roma no le veo madera de futuro renunciante como de forma quizás sorpresiva tuvo su predecesor).

Y por cierto al comentar esta posibilidad: “En los lugares donde se toman decisiones importantes es necesario el genio femenino”, he encontrado a faltar por parte de nuestro socarrón bloggero un comentario sobre el papel que en esta promoción femenina podría tener la recuperación de la figura legendaria de la papisa Juana. Si tal cosa ocurriera (Dios no lo quiera y que me perdone por descontado por tan solo insinuar semejante temeridad) el genio femenino entraría por la vía directa hasta su promoción a las más altas e inimaginables cuotas de poder en el seno de la iglesia católica.

Anónimo dijo...

Bergoglio va a sentar lamentablemente precedentes. Yo ahora mismo no veo ningún impedimento para que en el futuro pueda acceder al Papado alguien como Novell por ejemplo...

Anónimo dijo...

Espero que con el tiempo el Santo Padre aprenda a ser más cauto, pues ya sabemos que a los medios les gusta sacar todo de quicio. Por otra parte, creo que hacer demasiada incidencia en estos asuntos y en su divulgación quizá es un flaco favor a la Iglesia cuya mayoría somos fieles laicos de a pie. Un abrazo. Pablo.

Diana dijo...

Esperemos que el genio femenino en los lugares donde se toman decisiones importantes no sea el del genio de la mujer de la limpieza. En la Iglesia católica se piensan que las mujeres solo servimos para eso como pudo ver todo el mundo cuando se inauguró la iglesia de la Sagrada Familia en Barcelona. Si el Papa Francisco está convencido de lo que dice, no sé qué espera para empezar a ordenar mujeres sacerdotes