martes, 4 de enero de 2011

Divinas palabras


En el principio, era la Palabra, y la Palabra era cabe Dios, y Dios era la Palabra. ¿Y si no hubiera sido así? ¿Qué hubiera sido de nosotros si Dios fuera todo silencio y reserva? Un Dios silente, mudo. Dios de la taciturnitas y no del Verbum. Una posibilidad sería entonces la del paganismo en toda su pureza: adoraríamos un astro, una piedra, una madera carcomida, una pantalla de plasma. Y cualquier oración sería inútil. Porque en tal Dios el mutismo iría muy probablemente unido, como suele pasar, a la sordera. Si Dios no hubiera hablado, no podríamos saber que Él es. Dirá el ateo que en realidad no ha hablado, que él mismo nunca lo escuchó, que precisamente por eso no puede admitir que sea. Dirá el creyente que para captar la Palabra (la de las muchas ocasiones y muchos modos) se requiere un oído atento, que no hay peor sordo que el que no quiere oír. Digo yo que si Dios no hablase, no habría manera de saberse concernido respecto a Él, no habría manera de saber de qué lado está.

Si Él no hubiera hablado, puede pensarse que tampoco sabríamos hablar, que no iríamos más allá del gesto torpe, del gruñido, del ladrido. Bien mirado, si Dios no hubiera hablado, yo sería un fanático animalista, uno de esos que equiparan lo humano y lo animal, hombre y mono y mosquito, uno de esos que hablan de sí y mismos y de las ratas en primera persona del plural. Yo creo que tal vez tendrían una remotísima posibilidad de convencerme, si no fuera por un detalle que no puedo fácilmente obviar, el jodido detalle de que para defender algo presentado como tan evidente necesitan muchas, insistentes y densas palabras.

Tengo para mí que si Dios no hubiera hablado, todo sería fácil certidumbre, pero certidumbre de oscuridad, de muerte, de falsedad, de nada.

7 comentarios:

Jordi Morrós dijo...

Felicitaciones por el comentario sobre algo aparentemente complejo como es la Palabra y la forma de hablar de Dios.

Estos días estoy terminando de leer el diario espiritual de Henri le Saux (Swami Abhishiktananda).

Su vida entera fue un testimonio viviente sobre como llegar a escuchar la Palabra de Dios desde el silencio y con una fuerte tensión entre su cristianismo de monje benedictino y la llamada que sintió hacia una vida como "Sannyasa" de la tradición hindú.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Pero ¡qué texto tan magnífico y clarividente! Gracias.

Soycatolica dijo...

Un post para leerlo varias veces, aquí usted se lució, Padre.

Anónimo dijo...

Gracias por visitar mi blog.
Mrs wells

Mrs Wells dijo...

Desde la fe se ve distinto y se oye distinto. Me he llevado gran sorpresa y alegria con su/tu (te puedo tutear) post de hoy

La virgen le dice a Isabel: 'Enaltece a los humildes y derriba del trono a los poderosos' . Maria se siente entendida por su prima y de alli nace una verborea que es lo mas bello que se ha oido sobre la tierra, creo yo. Ay! lo que hace en el corazon del hombre ser comprendido en su fe..

Muchas veces he tomado las palabras de Maria para ilustrar el aprendizaje del habla en los bebes: ninguna tesis doctoral ni titulo honoris causa dotan al hombre de este gran honor que es el que un hijo diga su primera palabra, que generalmente es para nombrarnos. Mira que hay gente intentando cientificamente enseñar a hablar a monos, que si con signos, que si con ruidos. Hay muchos que tratan de instaurar el lenguaje asi, en forma de enseñarlo mecanicamente a aquellos que no tienen habla... y ahi que viene la madre de uno- o el padre o uno que le ama- sea quien sea, aunque no sepa de nada..y el nene habla. Muchos estudios no han podido esplicar el por que, cuando se ha tratado de que una lengua materna sea sustituida por otra cosa, el nene nada, aprende la de sus padres, la de quien se conecta amorosamente con el.
El habla es el espejo de un misterio amoroso.
Cuando al mismo Cristo le presentan ante un hombre que no tenia habla, este venia rodeado de gente ( a saber, yo lo imagino al pobre como a todos estos 'autistas' del mundo de hoy, agobiados por el ensañamiento medico y educativo, todos encima ..ala! a ver si con nuestros esfuerzos humanos podemos hacer algo. U ahi viene Jesus , que es El amor y, llamame la atencion, lo primero que dice a los demas es: 'dejazme A SOLAS con el' ...
ES EL ENCUENTRO CON EL AMOR LO QUE SUELTA LA LENGUA DEL HOMBRE?
la mia desde luego, no se si se explicarme , pero con tu post me has inspirado todo esto
mRS wELLS

Lycaon dijo...

Excelente texto, que invita a la reflexión! Plas, plas, plas, plas!

Leonardo Castillo dijo...

Muy buena reflexión.

Si Dios no hubiera hablado, nosotros no seríamos.
Agrego, para pensar, la siguiente poesía de Don Miguel de Unamuno, respetable ateo que, desde el fondo de su sinceridad, hizo esta oración, de la que al leer la reflexión me acordé al instante:


Oye mi ruego Tú, Dios que no existes,
y en tu nada recoge estas mis quejas,
Tú que a los pobres hombres nunca dejas
sin consuelo de engaño. No resistes

a nuestro ruego y nuestro anhelo vistes.
Cuando Tú de mi mente más te alejas,
más recuerdo las plácidas consejas
con que mi ama endulzóme noches tristes.

¡Qué grande eres, mi Dios! Eres tan grande
que no eres sino Idea; es muy angosta
la realidad por mucho que se expande

para abarcarte. Sufro yo a tu costa,
Dios no existente, pues si Tú existieras
existiría yo también de veras.