sábado, 29 de enero de 2011

De luces de fuera y dentro


Estuve en Valls el pasado jueves. Andaban todavía montando los aparejos de luces para celebración de las fiestas Decennals de la Candelaria que empezaban al día siguiente (o sea ayer). Los aparejos en la plaza del Pati me recordaron al alumbrao de la Feria de Abril sevillana. En Valls, aunque habrá danzas, lo característicamente central del lugar (con fiestas o sin ellas) no es el baile, sino los castells. Digo yo que algo hay de común, además de las luminarias, entre estos y aquellas. Es la dedicación a lo evanescente y lo gratuito. Horas y horas de preparación y aprendizaje. Sudor y autoestima. la mujer que baila unas sevillanas es, en ese momento, la reina del mundo, al menos se siente así, no importa la edad que tenga, ni importan los espejos, ni la clase social. Algo parecido sucede con el casteller. No importa el lugar que ocupe, si en los dosos o simplemente apretando en la pinya. Lo que se carga y se descarga es su castillo. ¿Qué más efímero que el baile de una sevillana o la ejecución de un castell? Y, sin embargo, son esta suerte de cosas efímeras las que parecen acercarnos más a la corza huidiza que es la felicidad.

Por cierto, a Valls fui a visitar a unas monjitas de clausura. No me dolió regresar el mismo día, perderme el encendido de las 350.000 bombillas y todo eso. Porque me vine llevando mucha luz por dentro. Será quizá que lo que realmente perseguimos y no siempre encontramos en la fiesta y el jolgorio es que nos alumbren por dentro.

4 comentarios:

lluís gil dijo...

Hola, te he encontrado en el blog de Mariàngela Vilallonga. Aunque no soy creyente, leeré con mucha etención tu blog. Ya figuro como seguidor. Te invito a darte una vuelta por el mio: http://laparaulaescrita.blogspot.com

És probable que lo efímero nos acerque a la felicidad. A mi lo efímero me gusta, sobretodo porque és irrepetible.
Un abrazo.

lourdes dijo...

gracias por este compartir un saludo

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Me alegro que saliera contento de esa visita al convento. Veo que le ha producido más satisfacción sentir la felicidad de las monjas en su existencia y que trasmiten a quien se les acerca, que el efímero placer de unas bombillas encendiéndose. Saludos.

Criteri dijo...

Podrian dividirse las artes en efímeras i perennes.

És curioso que los ingleses llamen Ephemera al coleccionismo de bagatelas de época.