sábado, 2 de enero de 2010

La solidaridad desatinada

Si lo que querían era jugar a los Reyes Magos, mejor habría sido meterse en una de las caravanas que se organizan por estos pagos el 5 de enero y dedicarse a tirar caramelitos. Aviso que este post puede parecer duro y desalmado (lo es) y desde luego muy poco políticamente correcto, pero tengo que manifestar mi irritación porque al día de hoy todavía no he escuchado a los dirigentes de la movida reconocer el error. Y porque al final este tipo de cosas perjudican de rebote (porque la opinión pública mete fácilmente a todos en el mismo saco) a instituciones serias que están haciendo un trabajo bien hecho día a día y desde hace muchos años.

Me refiero, claro está, a la Caravana Solidària, tres de cuyos miembros (dejemos el calificativo de cooperantes para los auténticos) permanecen secuestrados en África.

No entro a juzgar las buenas intenciones que animaron a este grupo de personas. Pero sí hay que decir que la solidaridad puede ser divertida, pero no es un juego. Se convierte en un juego cuando se va en plan rally de aventuras, cuando la generosidad se contamina de la autosatisfactoria vivencia en detrimento de la eficacia. Las cifras son tan estruendosas como engañosas. Se habla de 36 ONGs, de 107 toneladas, etc. La Caravana Solidària se autoproclama con orgullo laica y progresista, para no ser confundida con otras. No está mal saber qué ideología se encuentra en el trasfondo de las motivaciones, aunque lo que realmente debe distinguir a una ONG es el objetivo que se propone y, conocido éste, el nivel de excelencia con el que tiende a conseguirlo.

Y aquí tiene huevos la cosa. Aclaremos simplemente que si usted coge en su pueblecito a cuatro inmigrantes argelinos originarios de la misma aldea, montan una Asociación de Inmigrantes de X, el ayuntamiento les cede un localito y les financia con cargo a una partida que lucirá muy hermosa en los presupuestos municipales como Cooperación al Desarrollo, pues ya está, ya tienen ustedes una ONG. No sé si ustedes lo sabían, pero la mayoría de las ONGs de la caravana estaban financiadas en buena parte por entes locales y empresas municipales o similares.

No sé si ustedes lo sabían, pero podrían echar cuentas. Sólo con el coste de los pasajes de avión de repatriación de los 38 autodenominados cooperantes desde Senegal a Barcelona vía Madrid podrían haberse enviado los correspondientes contenedores al puerto de destino. Con el resto de la financiación habría bastado y sobrado con creces para que la ayuda fuese distribuida mediante transportistas locales, incluidas en su caso las propinillas a los funcionarios de turno del recorrido. Con media docena de personas organizando en Barcelona y otra media docena en África las toneladas de ayuda habrían llegado a sus destinatarios de forma más segura, más eficiente y, ay (ahí les duele), más discreta. Mala cosa cuando en la solidaridad la escenificación de autobombo le gana a la efectividad.

Y escribo esto porque finalmente la broma va a costar (está costando ya) un dineral a las arcas públicas. Resulta que del bolsillo suyo y mío salió en buena parte el inicio de la aventura y va a tener que salir el final de la misma (esperemos que sea un happy end, en cuyo caso no nos ahorrarán las imágenes de la recepción a los aventureros de tres al cuarto convertidos ahora en "héroes").

Créanme que la tentación es fuerte, sé que no puedo ceder a ella, porque es mi obligación de cristiano y aun de ser humano civilizado el luchar contra este tipo de tentaciones, luchar contra la tentación de decirles alto y claro a los cabrones de los secuestradores: Por favor, mejor vengan a llevarse a estos Directores, Portavoces y no sé qué (van de tres en tres y con cara de preocupación) de Barcelona Acció Solidària que salen tan frecuentemente por televisión a darnos noticias de noticias que no tienen, incapaces de soltar la única frase que les daría dignidad y nos haría creer que al cabo de la calle les queda un poco de vergüenza: “la hemos cagado”.

8 comentarios:

Joan dijo...

Esta vez te has pasado friar.

Anónimo dijo...

yo creo que Friar no se ha pasado... al contrario, tiene toda la razón... así les luce el pelo a los progresistas de poca monta...
Cad

Jordi Morrós dijo...

No quiero entrar a discutir si "Outsider friar" tiene o no tiene toda la razón para ser tan políticamente incorrecto.

Pero aunque no la tenga, creo que sí tiene algunas poderosas razones que dan fundamento a su reflexión.

La tentación de utilizar este secuestro como herramienta promocional debe ser casi irresistible (y más si los sondeos de cara a las próximas elecciones municipales son los que dicen que son), y de momento yo tampoco no he oído ninguna reflexión sobre si se han cometido o no errores si no más bien un desfile de imágenes sin noticias de fondo, y de fotos y cámaras cada miércoles por la tarde en la plaza del Rey.

Y como decimos en catalán: "vigileu no prendre mal" (políticos sobre todo).

La última noticia filtrada sobre la herida de Albert Vilalta empieza a poner en evidencia que quizás no se sabe gestionar demasiado bien la información tan vital en un proceso de este tipo.
Porque o bien eso se debía saber muchos días atrás, o bien eso no se tenía que filtrar un mes después de iniciar el secuestro y encima no dudar a presentarlo como una pequeña gran victoria.

Máster en Nubes dijo...

Es que al final lo de "no gubernamental" no es cierto: si dependes a más del 70% de los fondos públicos ... tú eres gubernamental, dependes de las arcas y del partido que decida en su caso... por Dios... Un abrazo y feliz año a todos...

Criteri dijo...

Supongo que eso viene ser la versión light de lo que dijo Sanchez Dragó que les dijo "pijos,caradura, gilipollas y gorrones". Ahí se pasó, aunque solo fuera por la situación de preocupación de los allegados.

Outsider friar dijo...

Joan, para según qué cosas no se puede ser pasota y dejar pasar para no pasarse.
Lo que me pregunto Jordi es si esto repercute en la generosidad transfronteriza de la gente, si hace que saquen cuentas; un amigo podólogo vino a decirme que con la crisis que hay aquí para qué dilapidar esfuerzos y dinero fuera.
Sí, Máster, eso es así pero no se dice; en cambio he visto algunos anuncios en periódicos este año de Manos Unidas presentándose como ONG de la Iglesia Católica. Creo que antes omitían esta referencia, pero sí ahora la dan seguramente tienen estudiado que, en contra de lo que algunos medios quieren presentar, la gente tiene más confianza en la Iglesia de lo que parece.
Tan light, Criteri, que yo no creo que ninguno de esos adjetivos usados por el tal inefable S.D. les sean aplicables. Creo que simplemente son torpes, con muy buena voluntad y generosidad pero torpes, y desde luego lo que sí critico es la escenografía y la desfachatez de atreverse todavía a decir (los directores-coordinadores-loqsean) que no saben si el año próximo habrá o no Caravana Solidària.

Criteri dijo...

Compte!, que jo també estic en contra d'aquesta parafernàlia, i no volia comparar-vos.

Luis y Mª Jesús dijo...

No se ha pasado, aunque tampoco se ha quedado corto.
Un aplauso