jueves, 7 de octubre de 2010

Días de otoño



Pumcatapumpumpum, ¡cómo me gusta el otoño!
No comparto la percepción del ambiente otoñal como entrañablemente triste. Este tiempo no me hiere el corazón con languideces de monotonía. Monótono el verano, monótono el frío invernal. Pero en mi apreciación en otoño se multiplican las tonalidades y la vida. Las mochilas vuelven a llenarse de papel, las calles de hojas secas, las reuniones de gente, up with people (¿existirá todavía?). Además, vienen las lluvias y los vientos, las vacunas, los inmunoferones, ¿no es magnífico?
El otoño en Barcelona es pura maravilla. Uno puede sentarse tranquilamente en la celda, abrir la ventanita, prescindir de las estufas, de los ventiladores, de sus cables respectivos. Qué delicia. O uno puede subir corriendo al mirador de Roquetas sin empapar de sudor la entera camiseta. Formidable.
Días de otoño. Quédense para otros las hogueras de junio, los empachos de turrones y los supuestos despertares de la primavera. Denme otoño, ideal para la placidez e indicado para la producción, es decir, para todos los gustos. Los bienes se multiplican incluso tomándoselo con calma.
Es lo que pasa con el Carrefú, donde los días gangueros rinden más y 20 días naturales se convierten no se sabe muy bien cómo en 30:

4 comentarios:

Jordi Morrós dijo...

Esperemos que este post otoñal no sea una estación de enlace entre el pasado post veraniego del 13 de agosto y, Dios no lo quiera, un hipotético post ya invernal.

Reconozco las virtudes moderadas del otoño, pero si la tradición marca la conmemoración de los difuntos en esta estación por algo será.

"Ten points" por la balada de Van Morrison, y un curso acelerado de contabilidad para los comerciales del Carrefour.

Joan dijo...

Pues sí, Out, Viva la gente sigue existiendo, mira
www.upwithpeople.org

Criteri dijo...

Sí, sí, yo también però...no sé, no sé si serà buen síntoma, este regodearse con la caída de la hoja.
Con el cambio climàtico, por cierto, el otoño dura nà, pasamos de la manga corta al chaquetón -ligero-.
Me pregunto...que hacemos en el bochornoso Mediterràneo ?

Outsider friar dijo...

Jordi, uno escribe cuando puede o le apetece, eso es así. En cuanto a la tradición, no estoy muy seguro de si primero fue la conmemoración de los fieles difuntos o la fiesta de todos los Santos, habría que preguntar a un liturgista... Además, lo he buscado en el INE, en el año 2006 (último publicado) los meses con menos número de suicidios son octubre, noviembre y diciembre, toma ya.
Viva la gente, Joan,tienes razón, estos son perennes! Si me pongo en plan nostálgico, los que es una pena es que no sigan existiendo los Beatles de Cádiz, ay.
¿Qué hacemos, Criteri? Disfrutar del otoño (aunque cada vez sea más breve) y estar en el mejor lugar de la tierra, sin tifones, ni terremotos, ni volcanes, ni huracanes, ni....